11 de julio de 2014

Encuentro con Tosca Soto, autoras de Corona de damas (Grijalbo)


Cuando te invitan a un encuentro de bloggers con las autoras de una novela y has tenido tiempo de leerla con calma y buenas dosis de entretenimiento, en cierto modo juegas con ventaja. Y si además el encuentro es en petit comité, con otros bloggers (Anika Entre Libros, Lecturalia, El Placer de la Lectura o blogs particulares como el de Daniel Jérez), tienes la oportunidad de estar cerca de las autoras, percibes que ella están deseando hablar con lectores de primera mano, el placer aumenta. Y eso es lo que sucedió el pasado jueves 10 de julio en la sede de Grijalbo en Barcelona, donde unos cuantos elegidos pudimos charlar un buen rato como Susana Tosca y María Soto, autoras de Corona de damas. La sorpresa (anunciada vía e-mail, con lo cual no era tan sorpresa) es que además habría un equipo de Barcelona TV, del programa Connexió Barcelona, lo cual añade un componente extra de interés, pues lectores barceloneses que en ese momento estuvieran viendo la televisión vieron, aunque fuera por unos escasos minutos, ese encuentro. La novela ya la reseñé hace unos días, toca el turno de comentar el encuentro con las autoras.

Los cinco bloggers íbamos con algunas ideas ya en la cabeza y las primeras preguntas planteadas a las autoras fueron quizá las más previsibles, pero también las que un lector tiene en la cabeza cuando coge un ejemplar de la novela, lee la sinopsis (una trama ambientada en el París de 1625) y piensa, por ejemplo, en la referencia de Alexandre Dumas. Y así, Pilar Alonso (Anika Entre Libros) preguntó directamente qué le debían las autoras a Dumas. La respuesta era evidente: mucho, ambas son enamoradas del autor francés, de su novela mosquetera, de la ambientación. Dejaron claro que, a diferencia del autor galo, ellas buscaban un estilo y un lenguaje que sonara a decimonónico (sobre lenguajes volvimos más adelante), y que habían dejado algunas pistas, introduciendo algunos cameos (Tréville, por ejemplo), como guiños al lector y homenaje a Dumas. En mi primera intervención les pregunté sobre el equilibrio entre el elemento histórico y el esotérico en un género tan estanco como la novela histórica y hasta qué punto ese elemento fantástico podía sorprender o incluso molestar a lectores hard del género. Ambas comentaron que la suya es una novela de intriga en otra época y que no es la clásica novela histórica. Tenían muy claro el elemento esotérico de la novela, pero con una base histórica; a fin de cuentas (y estoy de acuerdo), las supersticiones, la brujería, los procesos inquisitoriales, los amuletos, los conjuros y hechizos, eran elementos de la época, sentidos, temidos y vividos por los hombres y mujeres de aquel siglo XVII. Por tanto, resultaba lógico incidir en ello para comprender las mentalidades, y describieron ambas algunas de las fuentes utilizadas, la búsqueda de datos, la documentación exhaustiva y contrastada; en definitiva, un aprendizaje constante, que les llevaba a rastrear cualquier dato para poder utilizarlo con criterio. 

En este punto de la charla introdujeron la cuestión de la documentación, ardua y que se alargó durante mucho tiempo; cuestiones como la posibilidad (y las facilidades) de bibliotecas en Francia y Dinamarca, a diferencia de lo que podemos conseguir por tierras hispanas (y cualquiera que haya trabajado una tesis doctoral puede certificarlo, sintiendo además un punto de envidia ante las posibilidades de conseguir libros allende el Atlántico con tanta facilidad y rapidez: un libro en una biblioteca de Iowa, en Estados Unidos, que llegó a Copenhague en apenas tres días). Tosca y Soto comentaron aquí parte de su proceso de trabajo en común: cuatro años de dedicación (y a distancia, pues Tosca trabaja y vive en la capital danesa), con una escritura en paralelo –se repartían los capítulos pero debían estar ambas al tanto de lo que sucedía en cada uno de ellos; se los enviaban por e-mail, los reescribían, corregían, se devolvían la una a la otra, etc.–, de modo que nos pusieron en antecedentes de cómo escribir una novela a cuatro manos y sobrevivir a tamaño esfuerzo. Volviendo a las fuentes históricas, nos comentaron qué habían trabajado muchos procesos de brujería, percatándose de las enormes diferencias de vivir en París o en las provincias, y en cómo un proceso en la capital (y cercanías) podía ser muy diferente de otros a centenares de kilómetros. Y lo cierto es, les comenté, que la parte del proceso inquisitorial contra Madeleine está muy bien trabajada en la novela, bien documentada y reflejando las actitudes de la época alrededor de la brujería. 


A continuación, el compañero de Lecturalia preguntó por el proceso de elaboración y escritura. Ambas autoras comentaron que se conocen desde que estudiaron juntas en la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM hace veinte años, que siempre han tenido unas aficiones comunes, siendo Dumas uno de ellos y el período de la Francia de Enrique IV y Luis XIII. Incidieron en el aprendizaje constante, la documentación y el uso de múltiples fuentes (hasta niveles insospechados para alguien que ve el asunto desde fuera). Cuatro años de escritura constante, seis desde que barruntaron la novela en un bar. Cómo mantener la relación literaria a distancia, cómo desarrollar las tramas. A este respecto, y a una pregunta de Pepe Rodríguez de El Placer de la Lectura sobre, en concreto, el proceso de escritura, comentaron que utilizaban un sistema similar al de la creación de los guiones de series de televisión: pizarras con tarjetas sin fin, trazando líneas argumentales, desarrollando a los personajes, creando lo que es la Biblia de una serie (es la imagen que me venía a la cabeza escuchándolas), con la distribución por capítulos. Ambas, antes de empezar a escribir, tenían claro cómo empezaba la novela y cómo acababa, y había pues que desarrollar la parte central. Daniel Jerez planteó la cuestión de los personajes, cómo trabajarlos para enganchar al lector. Tosca y Soto tenían claro que no querían utilizarlos como elementos para soltar la típica explicación de corte histórica; nada de saturar de información al lector (algo que, desgraciadamente, cada vez es más común en el género), sino que debía primar la naturalidad y verosimilitud. Al mismo tiempo, apuntaron aspectos sobre los personajes históricos, sobre cómo crearlos y hasta qué punto la información histórica les daba cancha para desarrollarlos. Apuntaron la idea de que el cine y las novelas clásicas nos han dado una imagen estereotipada de personajes como Richelieu, por ejemplo. Contaron (algo que dejo caer en mi reseña) que en la época en que sucede la novela el cardenal no era el todopoderoso ministro al que estamos acostumbrados, pues apenas llevan un año y medio en el consejo y el gobierno, era una hechura de la reina regente, con una relación tensa con Luis XIII, que aún no confiaba del todo en él, y con una situación comprometida para alguien que habiendo tenido una formación militar alcanzó la púrpura cardenalicia. O la propia figura de Luis XIII, que ellas consideraban un personaje muy complejo: tímido, muy reservado y alejado de las extravagancias de la nobleza cortesana, y con una sexualidad prácticamente nula o muy escasa, casado con una Ana de Austria con la que apenas tenía tratos carnales o personales; incluso plantearon la teoría propia de que el rey francés podía ser un homosexual reprimido. 

Con las autoras, María Soto (izquierda) y Susana Tosca.

En esos momentos llegó el equipo de televisión, que nos comentó cómo se realizaría la conexión en directo. Durante unos minutos se relajó el ambiente de preguntas y respuestas, pero se mantuvo la charla con las autoras, que estaban deseosas de seguir conversando y contando aspectos de la novela. Se produjo la conexión (se puede ver el programa en la web de Barcelona Televisión) y luego retomamos la cuestión. Un par de compañeros debían regresar a sus ciudades de origen, se planteó de nuevo la cuestión de los personajes y la identificación con el lector, hasta qué punto eran personajes con matices y contradicciones. Ambas comentaron sus personajes favoritos, como por ejemplo Bernard de Serres, y cómo había evolucionado la construcción del mismo: aunque tenían claro cómo sería –despreocupado, ajeno a líos, deseando que lo dejen en paz–, poco a poco lo fueron creando, aunque hubo momentos en que lo acabaron odiando; de hecho, tiraron a la basura doscientas páginas, pues no les convencía. Dejaron claro que no buscaban personajes estereotipos, sino complejos, con matices y contradicciones; intervine comentando que el propio Bernard en ocasiones hacía gala de esas contradicciones, de esos cambios de opinión y humor, de cómo en un momento determinado decía una cosa y luego hacía la contraria. Para ellas era normal, y tienen razón, pues el personaje lo requiere, y la gente no es blanca o negra, pues las circunstancias obligan a cambiar planes y a modular opiniones. 

La charla se redujo a las dos autoras y tres de los blogueros y surgieron diversos temas: las actitudes de la nobleza –unos aristócratas levantiscos y conspiradores, y que anuncian la Fronda de la siguiente generación–. La sexualidad natural, como así me lo parecía, comentando Tosca y Soto la gran abundancia de documentación sobre las actitudes y comportamientos respecto el sexo, las cartas que se intercambiaban los nobles de la época; aquí hice una pequeña crítica acerca del lenguaje en ocasiones tosco y coloquial de los personajes, que ellas aceptaron de buen grado y a la que en cierto modo dieron la vuelta, pues muchas cartas de la época dejaban clara la procacidad en la manera de hablar; para ellas lo importante era utilizar expresiones que no fueran actuales, y entre ellas comentaron lo gracia que les hizo el verbo “hincar”, y en cómo lo utilizaron a menudo en la novela. Lo cierto es que mi crítica se reduce a una cuestión de gustos, aunque agradezco que sus personajes no hablen con un tono engolado o que “suena a época”, que sean naturales y digan tacos o expresiones malsonantes, pues es un elemento atemporal. Como partía con ventaja, les pregunté por detalles de algunos personajes, sobre por qué se iban de rositas, a lo que ellas contestaron con naturalidad: hay personas que a pesar de ser malévolas, se salen con la suya o salvan la cara sin problemas, y eso lo llevaron a la novela. Queda en manos del lector saber a qué nos referimos… Una de mis últimas impresiones fue acerca de que, leyendo la novela y sin saber nada de la autoría, no percibía que fueran hombres o mujeres los autores, lo cual era un detalle positivo para las autoras y editoras (que agradecieron): y es cierto, tanto da que sean mujeres u hombres los escritores, el lector entra de lleno en la novela, se deja llevar por la trama, percibe naturalidad en los personajes masculinos y femeninos.

La charla podía haber seguido, en total fueron dos horas de preguntas, respuestas y comentarios, muy a gusto y con gran interés por ambas partes: las autoras por conocer las impresiones de los lectores, y los blogueros por querer saber detalles de la creación de la novela. Se hicieron casi las ocho de la tarde, llegó el turno de las fotografías y las firmas en los ejemplares de libros, nos despedimos y nos quedó la sensación de haber sido testimonios del proceso de escritura de una novela de 1.100 páginas, larga pero bien estructurada. Una novela de verano, pero que recomiendo leer en cualquier momento. Un encuentro interesante y un buen rato comentando con escritores acerca de su libro. ¿Acaso se puede pedir algo más?

4 comentarios:

Daniel Jerez dijo...

Un placer haber coincidido contigo en esta interesante mesa redonda. Buen artículo que resume la esencia de lo que fueron esas dos horas.
un abrazo.

Oscar González dijo...

Fue todo un gustazo estar dos horas comentando con las autoras y otros blogueros. ¡Un saludo, Daniel!

Susana Tosca dijo...

muchas gracias por tu comentario de este acto, Oscar, igual que tu reseña, todo un lujo poder contar con lectores tan profesionales y perspicaces! :-)

Oscar González dijo...

Muchas gracias a vosotras, Susana y María, por el placer de poder charlar con dos escritoras y pasar tan buen rato. Al final las "críticas" eran nimias y compensadas con creces con el hecho de poder preguntaros tantas cosas. ¡Un saludo!